domingo, 25 de noviembre de 2012

Esta noche he tenido uno de esos sueños raros que traspasan la realidad, pero que de ser realidad a muchos de nosotros nos encantaría.

Me estaba muriendo (si, ya se que esto es muy triste), como te decía, me estaba muriendo y vino algo y me dijo al oído: "elige un deseo antes de venir al mundo de los muertos". Así que, como no disponía de mucho más tiempo para pensar, mi deseo fue "pasar 5 minutos de felicidad con cada una de las personas que guardo en mi corazón". Y la máquina de soñar empezó a trabajar...

- Cinco minutos con mi abuela cantando en la Nochebuena villancicos.

- Cinco minutos con mi abuelo enseñándome a leer.

- Cinco minutos con mi amiga "la pelufas" jugando por las higueras de mi abuelo.

- Cinco minutos con todas mis [email protected] de mi Tio Paco bañándome en la piscina de la huerta.

- ... con las primas de Alhama comiendo arroz y conejo en casa de la abuela.

- ... con los primos de Murcia jugando en el jardín.

- ... con los primos del Matías en su comunión.

- ... con mi madre viendo una película en el Cine Carrillo.

- ... con las [email protected] de la Tía Josefa rellenándo bocadillos para hacer la comunión.

- ... con mi primer amor del colegio.

- ... con mi maestro D. Juan en cualquiera de sus clases.

- ... con mi amiga Toñi jugando un partido de balonmano.

- ... con mi amiga Pili de Archena comiéndonos el bocata en el recreo.

- ... con mi amiga Carol que me dejó el vestido del día que me eligieron Reina de las Fiestas.

- ... con mi amigas las Quinas bailando en la pista de abajo de la Superchuys.

- ... con mi amiga Maruja compartiendo problemas como dos hermanas.

- ... con mi amigos Paco y Mari Carmen en su casa dándome consejos de los buenos.

- ... con mis caseros de alquiler, y saborear la libertad de vivir solo.

- ... con mis dos gatos Perla Negra y Zacarías, achuchándolos.

- ... con Isabel G. con G. echándonos un cigarro y tomando café.

- ... con todos mis amigos de la poesía en el Puerta Falsa.

- ... con Isabelle y Soren Peñalver en mi recital del Aula de Poesía de la Universidad Murcia.

- ... con mi amigo panadero haciendo los Roscones de Reyes.

- ... con mi amiga Maribel, con su gran corazón y su ternura infinita.

- ... con mi marido el día de nuestra boda y en el nacimiento de mis hijos.

- ... con mis hijos leyéndoles un cuento antes de dormir.

- ... con mi amiga Encarna el domingo en el mercadillo, revolviendo montones.

- ... con mi otra Encarna hablando de restauración de muebles y decoraciones.

- ... con mi compañera de trabajo Mari en la cafetería del Taulí.

- ... con un mural esperando a ser pintado en un colegio.

- y cinco minutos con mi padre y mis hermanos.

Puede que no recuerde todas las personas que he visto en mi sueño, y que seguramente son igual de importantes que las que hay. Lo cierto es que aún estoy llorando de vivir tantas emociones en una sola noche.

Todos lloraban al verme morir, pero una voz exclama: tiene una sonrisa en los labios.


Tags: MUERTE, SUEÑOS, RECUERDOS, AMIGOS, FAMILIA

Publicado por dragonaza @ 4:27
Comentarios (0)
s?bado, 05 de mayo de 2012

Hacía ya un tiempo que me rondaba la idea de presentarme a un concurso. Ahora, que ya se dio a conocer al ganador, quiero compartir mi escrito con mis lectores.

He de decir que es casi mi primer escrito en lengua catalana y que puede ser más que probable que tenga errores puesto que estoy aún en el nivel E-2, vamos como es estuviera en primero de E.G.B!!.

Para los que no sepan esta lengua, pueden poner el texto en cualquier traductor como Google traductor o Soft català. Es de ahí, de donde ha nacido la idea de la que parte este texto. Cuando llegué a Barcelona en el 2003, uno de mis anhelos era traducir mis poemas al catalán. Para ello estuve horas y horas con el programa Soft Català. El problema viene cuando la traducción no es lo que tu has querido expresar, y eso es lo que le ocurrían a mis poemas.

Si deseas hacer comentarios al final...


I per sopar... cebes

Ahir vaig tenir un somni. La meva àvia deia que si a la nit sopaves cebes somiaves coses rares. Ha de ser cert! Quan em vaig despertar tenia mal de cap, però tenia tot el record del meu somni com si d'una realitat es tractés. Em veia jo, una dona jove que arribava a l'estació de Sants, a la ciutat de Barcelona, amb una maleta plena de llibres. Eren els meus llibres de poesia, escrits amb el cor i en altres hores robades al somni. Caminava perduda entre tanta gent que em mirava els ulls i es podia llegir: "un altre!" Jo pensava: "un altre qué?" Fins que vaig arribar a la superfície.

"Ara ho entenc tot!" - vaig exclamar. Hi havia molta gent al carrer que havia vingut per la mateixa raó que jo. Tota aquest gent anava buscant una oportunitat per viure d'un somni. Hi havia gent que tocava la guitarra, però clar, la música és un llenguatge internacional. Gent que feia de mim, gent que parlava amb les mans fent gestos, gent que ballava i gent d'altres països que parlava la llengua d'aquest país.

Una dona em va dir: "Si camines perduda, allà molt a la vora hi ha informació per a estrangers".

El funcionari em va explicar que si tenia aquests llibres en la meva llengua materna, que posiblement, mai ningú els compraria, i que tenia una màquina que si els posaves dintre te'n donava un altre traduït a la llengua del país.

"Doncs, per provar no perdo res!" -vaig pensar. I així vaig posar dintre cadascú dels meus llibres de poesia fins buidar la maleta.

- "Vingui vosté demà , ja els tindrà!" - em va dir l'home amable.

Aquella nit no vaig poder dormir de l'emoció. Pensava en tota la gent que podria llegir-me i emocionar-se i plorar i somriure amb els meus poemes. La nit passava molt lenta, i a cada tic-tac del rellotge el meu cor bategava més i més de pressa.

I a les nou del matí quan va obrir l'oficina, l'home em va donar els meus llibres i res més.

- "Miri! aqui té vosté els tiquets de resultats de la maquina traductora!"-.

En aquest moment, tenia un brillantor amb els ulls, que encara no puc endevinar si era d'alegria o de tristesa. Deia: "Error del sistema. Aquests llibres contenen frases estranyes impossibles de traduir".

I és que clar, allò que s'escriu amb el cor no té traducció. I per tant, el meu somni va morir.

PSEUDÒNIM: arrels quadrades





Publicado por dragonaza @ 13:36  | LUNA LLENA
Comentarios (0)  | Enviar
domingo, 31 de julio de 2011

 

Esta noche tuve un sueño, agradable y simpático. En él me veía que hacía el recorrido del colegio y casi que por un milagro de no se sabe donde, pude sentir un olor característico de la zona.

Esto me ha hecho pensar en otros olores que os describo a continuación.

 

El olor al que hago referencia en el párrafo anterior era muy fuerte, pero agradable. Según la estación del año olía diferente. Así pues los muros del patio de la fábrica de Beltrán en la calle San Antonio, dejaban pasar a los caminantes olor a alcachofa, a naranja o al melocotón, todos ellos preparados para conserva.

 

El olor a flores del jardín de mi abuela. Todos los días había un aroma diferente. Claveles, geranios, jazmines a los que adoraba y ponía unas pequeñasflorecillas sobre la mesilla de noche que perfumaban la habitación. Olía a hierbabuena y a tirujina, que la utilizaba para los michirones o contra los mosquitos. A laurel. A rosas, como esas de las postales, rojas y aterciopeladas. De colores casi imposibles porque mi abuelo le hacía los injertos. Y por la noche, en la fresca de la puerta, mi abuela era la envidia de la calle y ella como un pavo real, se enorgullecía cuando alguien le preguntaba: ¿Morena, qué es ese olor tan rico, es de tu jardín? - Si nena, es del galán de noche... Perfumaba toda la calle Cartagena.

 

Esta soy yo de pequeña en el jardín de mi abuela. El jardín creció como tanto que no existía ese espacio donde estoy pisando

 

Ni qué decir que el olor de la panadería del Ranco. Este olor alimentaba ya desde la curva de la calle Antón Tobalo hasta la Ermita de la Cruz. Pero antes de llegar allí, yo recuerdo que estaba la tienda de la Señorita Alejandra. Aquella tienda rezumaba olores de antiguo, de hilos que llevaban allí 20 años sin usar, de botones, de puntillas y de cuantas cosas puede tener una mercería. A tijeras de la marca "Los 3 claveles".Salía una señora con los pelos muy cardados, educada, fina. De seguro que tenía el botón que necesitaba mi madre. Y las calcetas esas que nos ponían hasta la rodilla. ¡¡Uff!! ¡qué tiempos!

 

Antes mencionaba la Ermita de la Cruz. Me trae a la memoria olores de flores, olores de manzana de caramelo. De almendras garrapiñadas. De ropa nueva, ya que era como un ritual estrenar la ropa el día 3 de Mayo. Olor a velas y azahar de los huertos de la calle de la rana. Olor a el humo ese que echaban por el escenario los cantantes. Olor al polvo que levantaba la gente al bailar el paso doble en la explanada de Piñero (el de la bicis) y olor a pólvora de los cohetes.

 

Olía a barniz, a boina de fieltro y sombrero de paja del abuelo, a pinturas, a maderas. También olía a Navidad, aunque fuera el mes de julio, ya que esta familia montaba un grandioso Portal de Belén para delicias de todos los torreños. Olía a Ferretería Alegría.

 

Recuerdo, siguiendo la ruta desde la casa de mi abuela hacia el interior del pueblo, ya en la calle Mayor, la tienda de "La Rada", una pequeña tienda, como en una habitación del entrar de la casa, que olía a chuches, a chicles de fresa y menta. A pequeños juguetes de plástico, a revistas de ganchillo, a tebeos. A palo de regaliz. A cartucho de pipas. Un duro de los de franco en los 70 daba para muchas cosas.

 

No quiero dejarme olvidada "La Antoñica de la Olaya" igual de buena que la citada en el párrafo anterior, pero esta se encontraba en la Calle Mula.

 

Detrás del Ayuntamiento, olía a libronuevo, olía al perfume de su bibliotecaria Rosita. A pintalabios. Había olor a periódico viejo. A silencio y a máquina de escribir en el despacho. A cuentos de Tintín, La Saga de los 5, CapitánTrueno, a misterio de Ágatha Christie, a Boletín Oficial delEstado. Mi querida Biblioteca.

 

Y siguiendo hasta casi la puerta del desaparecido Cine Carrillo, estaba y sigue estando la Iglesia. Olores a vela, a traje nuevo de la comunión, a misa de Gallo, a Semana Santa, a ceniza de un miércoles, a Ostia Sagrada. A penitencia.

 

Una chispa más abajo, otro kiosko, elde "la Dolores de las pipas". Yo ya la conocí con ese nombre. Aunqueyo la recuerdo más por las castañas. Y la Heladería del Chispa junto a la Iglesia me trae el olor a una jukebox que te cantaba "Si tu me dices ven, lo dejo todo, si tu me dices ven, será todo para tí..." de Los Panchos, y de Paloma San Basilio la de "juntos, un día entre dos, parece mucho más que un día..." mmmmmmmmm ¡qué recuerdos!.

 

Las calles por donde actualmente se ubica el Hogar de las personas mayores y el Colegio Cervantes, me traen olores de mercado, de mis abuelos ganándose dos duros con un manojo de acelgas, una atadilla de ajos o rábanos, a barro del bancal en los alpargates, a patatas nuevas, a melocotones (los de ahora huelen a plástico), a uva. (Tengo los bellos de punta).

 

Y un poco más arriba, en la explanada donde ahora se celebra el mercado, estaba el cementerio. Los cipreses, toda clase de flores naturales (ahora huele a flor de plástico), a cirio, a recuerdos, a luto.

 

Quizá, porque añoro todos estos recuerdos, tengo grabados estos olores. Y cuando paseo por mi pueblo de Las Torres de Cotillas, puedo olerlos todos, creanme ustedes.

 

 

Copyright © 2011 - MercedesPiqueras Mateo


Tags: olores, flores, fiestas, personas de mi infancia

Publicado por dragonaza @ 8:06  | ANTAÑO
Comentarios (0)  | Enviar
lunes, 11 de octubre de 2010

 

El cuento de Pedro Catorce contado por mi abuelo, me hacía sentirme especial. Mi abuelo era como un pozo de sabiduría de la cultura popular. De ahí, que he aprendido muchos refranes de oírselos decir a él.

En el artículo anterior se adelantaba el cuento titulado "Pedro Catorce". Como en mi memoria no habían suficientes datos para configurarlo, he estado escudriñando en la red y he encontrado una web donde se recogen CUENTOS POPULARES (1) D. Ángel Hernández Fernández recopiló esta versión del cuento, que fue recogida en la ciudad de Mula (a pocos kms. de Las Torres de Cotillas) a la Sra. Juana López Fernández, por las hermanas Ana Vanessa y Silvia Chumillas Fernández allá por el año 2000. 

¡Ni yo misma lo hubiera hecho mejor! pues está escrito tal cual lo hubiera contado mi abuelo, con ese deje murciano-panocho característico de nuestros mayores.

Os deseo una ¡feliz lectura! y a mi familia ¡un feliz recuerdo!.

 

Pedro Catorce

 
Había una vez una mujer que estaba embarazá y no daba a luz. Pasaban los meses y los años y, por fin, a los catorce años dio a luz un niño que nació grande, fuerte y con barba. Y le pusieron por nombre Pedro Catorce.

Era una familia humilde. Y su madre le dijo un día:
-Hijo, te tienes que ponel a servil.

Y entonces se enteraron que había un campesino que estaba buscando un trabajador. Y le dijo el campesino que se fuera con él a labrar con las vacas. Y Pedro Catorce le dijo:
-Bueno, vamos a ajustal lo que me tienes que pagal... ¿Te parece bien la manutención y que cuando me vaya darte una patá en el culo?
Entonces el jefe se puso contento y pensó:
"Bueno, qué bien: me va a salil barato."
Y dijo ya fuerte:
-Mañana bien tempranico te quiero aquí.

 

Pedro Catorce estaba allí a la hora acordá y enganchó las vacas al arao y empezó a labrar. Llega la hora del almuerzo y con la criada que tenían le manda el almuerzo normal pa una persona. Y le dice Pedro Catorce:
-¿Pos qué es lo que me traes?
-Pos un almuerzo.
Y dice Pedro Catorce:
-Yo me he ajustao aquí por la manutención y no es para pasal hambre. Dile a tu jefe que luego me traiga una olla llena, grande, de recao para comel, que yo así con esto no como ná.

 

Bueno, entonces se lo dice a la jefa y a la hora de comer la criada le trae comida como para seis o siete. Y él otra vez le dice:
-Esto no es ná pa mí. Dile que me haga una arroba de patatas, diez kilos de arroz, diez kilos de garbanzos, diez de alubias: tó eso juntico.

 

Y la criada le dice a la jefa:
-Mira, que me ha vuelto a decil que es poca.
Y le dice la jefa:
-¡Madre mía, que nos va a arruinal!

 

Pedro Catorce siguió labrando. Entonces pasó por allí un gigante y le dijo que se iba a un torneo a Madrí y que si él aprovechara se iba con él. Y dice Pedro Catorce:
-¿Qué tengo yo que hacel?
Y dice el gigante:
-Mira.

 

Entonces cogió el gigante el caballo con el que Pedro Catorce estaba labrando y lo levantó parriba de una patá. Y dice Pedro Catorce:
-¿Eso es lo que tú haces? Eso lo hago yo.

 

Entonces cogió la vertedera del arao y levantó a las dos vacas con el arao parriba. Entonces dice el gigante:

-Sí, sí aprovechas, sí...

 

Y se fueron los dos al torneo. Y allí habían caballos y toros, y sale el gigante y levanta un caballo parriba y tó el mundo aplaudiendo, echándole dinero, haciendo palmas... Y enseguida le tocaba a Pedro Catorce; y le echaron un toro mu grande, de muchos kilos, y toda la gente decía:
-¡Lo va a matal! ¡El toro lo mata!

 

Entonces se va Pedro Catorce pal toro y el toro pa él, y Pedro Catorce lo agarra por los dos cuernos y lo jarra por la mitad y se queda con medio toro en cada mano. Y la gente ya ¡unos palmeríos!, y echándole ya dinero que pa qué.

 

Y tó eso salió en los periódicos y su ama lo vio, y ya llorando asustá por la patá que le iba a dar a su marío. Y dice el marío:

-No te preocupes, ya verás cómo ya lo mando a hacel cosas y no me hace ná.

 

Cuando acaba el torneo, dice Pedro Catorce:
-Yo me tengo que il a cumplil con mi jefe.

 

Y tiran por un camino mu largo, mu largo y entonces se les hunde el caballo en un bujero. Y prueba a sacarlo el gigante y no puede. Y entonces coge Pedro Catorce de un brazo y lo saca y se hace un bujero mu grande. Y dice el gigante:
-Vámonos de aquí.
Y dice Pedro Catorce:
-No, yo voy a bajal a vel lo que hay.

 

Y había un mágico de esos y les da una vara mágica y les dice:

-Pa subil arriba del bujero le decís a la vara que os suba parriba y os sube; y si queréis le podéis pedil otras cosas.

 

Y entonces se lo dicen y suben. Y luego dicen:
-¿Qué le podemos pedil?- Y dicen:
-Pos vamos a pedirle una mujel mu guapa y joven.

 

Entonces le piden a la vara una. Y dice el gigante:
-Ésta es para mí.
Y dice Pedro Catorce:

-Pos yo voy a pedil otra pa mí.

 

Y se la trae todavía más guapa y más joven. Y dice el gigante:

-Bueno, me voy. Lo que pasa es que este caballo está mu viejo, así que voy a pedil uno negro y feroz.

 

Y se lo pide y se monta en el caballo nuevo con la mujer y se va, y Pedro Catorce se queda con la otra mujer y con el otro caballo. Y dice:
-¿Pa qué quiero yo a la mujel?

 

Y la deja en una taberna y se va a ajustar cuentas con su amo. Y llega allí y primero echa por el bancal por ver si estaban las vacas, pero como no estaban se va a la casa y allí le dice el jefe:

-Tengo un trabajo para ti: tienes que il al fin del mundo en un barco pa que te den una herencia de mi tío.

 

Y el jefe ya había acordado antes con los marineros que cuando estuvieran en medio del mar tiraran a Pedro Catorce.

 

Cuando estaba en el barco vio a los marineros hablarse al oído y empezó a recelar. Y se lió a tirar a los marineros y se quedó solo en el barco. Y entonces se fue otra vez pa la casa de su jefe y dice:

-¿Pa qué me voy a dejal yo aquí el barco si sirve pa leña pal horno o pal fuego de la lumbre?

 

Y se lo cargó al hombro y se lo llevó. Y cuando lo vieron llegar con el barco, dice la mujer:

-¡Madre mía! ¡Cuando te pegue la patá te va a matal!

 

Y dice el marío:

-No te preocupes. Si le voy a dal otro trabajo...

Y entonces le dice:

-Haz un pozo mu profundo de no sé cuantos metros.

Y dice Pedro Catorce:

-Venga, prepara el material.

 

Y hacen el bujero y él se mete al fondo y se espatarra. Y venga a tirarle piedras, cemento y yeso pa enterrarlo, pero él las colocaba mu deprisa y no le enterraban. Y enseguida llega arriba con el pozo terminao; y entonces le dice a su amo:

-¿Qué más tengo que hacel?

Y le dice el amo:

-Ya he hecho tó lo que he podío pa librarme de ti y no he podío, así que dame la patá en el culo y ya está.

Y dice Pedro Catorce:

-No se la voy a dal mu fuerte.


Y se la da y sale volando y rompe siete cielos, y todavía no ha bajao. Y colorín colorao, el cuento se ha acabao.

 

 

(1) HERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Ángel. “El cuento del fortachón en el folklore y La literatura”. Culturas Populares. Revista Electrónica 2 (mayo-agosto2006), 16 pp.
http://www.culturaspopulares.org/textos2/articulos/hernandezf1.pdf
ISSN: 1886-5623



Tags: Pedro, catorce, cuento, abuelo

Publicado por dragonaza @ 8:28  | ANTAÑO
Comentarios (0)  | Enviar
jueves, 26 de agosto de 2010

SIETE RAYOS DE SOL Y PEDRO CATORCE

 

Mi abuelo Joaquín MateoContreras, era un señor muy inteligente. Para desgracia suya, estabendición le trajo problemas desde bien pequeño, pues según mecontaba, tenía un maestro que tenía gafas quevedianas y siempre amano un puntero para señalar. Normalmente los más “listillos”ayudaban a los que iban “retrasaetes” en las tareas escolares.Hubo un día que le preguntó a mi abuelo la lección, y como habíaestado enfermo o ayudando al padre en casa, no había asistido, yeste con su voz infantil exclamo ¡no me se la lección!. El maestro,que debía de ser de la vieja escuela aquella que promulga “laletra con sangre entra”, cogió el puntero para dejar más quetibia la palma de la mano. Tal debió ser el rostro desencajado delmaestro al levantar el puntero que el pobre de mi abuelo viéndosecoronado de estrellas, tomó la decisión en décimas de segundo dequitar la mano, estrellándose el puntero en el suelo. Este hechoprovocó que el mismo se partiera en dos, con la mala fortuna que elpedazo del extremo rebotó en el suelo al partirse y le rompió lasgafas quevedianas al maestro.

Desde entonces mi abueloestuvo desahuciado de la escuela. Y aprendió por otros mediosaritmética, matemáticas, literatura, etc. Él me enseñó a mi aleer antes de ir al colegio, y casi a escribir. Él hacía raícescuadradas de cabeza cuando yo le preguntaba en 5º de E.G.B. Sabíade refranes una infinidad. Y también sabía de cuentos que nuncasupe si eran inventados o leídos.

Por suerte, en INTERNETexisten maravillosas herramientas de búsqueda y como en algunaocasión a más de uno nos ha picado la curiosidad, pues he realizadomis investigaciones sobre los dos cuentos que más recuerdo: SIETERAYOS DE SOL y PEDRO CATORCE, aunque también estaban “la princesaque nunca se reía”, “de media un celemín”, “las sietecabritillas y el lobo”, “la graja y el queso”.

 

SIETE RAYOS DE SOL

Al poner en el buscador“siete rayos de sol” aparece una primera mención a “CuentosTradicionales” de Doña Concha Espina publicado en 1930, nopudiendo verificar nada más.

La segunda búsquedaimportante nace de buscar en GOOGLE books (libros) a “Siete Rayosde Sol” y nos encontramos con un cuento popular español, recogidode la tradición oral por un profesor de lenguas romanas D. AurelioMacedonio Espinosa. El cuento que está escrito en granadino es unaauténtica perla, pero... no es el que me contaba mi abuelo.Aumentando la búsqueda entre los 3 volúmenes que D. Aurelioelaboró, observo que el cuento que mi abuelo me contaba, quizá poraquello de pertenecer al pueblo, se fue desvirtuando y mezclando conotros cuentos ya que este cuento tal cual lo recuerdo yo acaba siendomuy parecido en contenido al “El traje de piojo”.

 

Y ya sin más historiaspaso a narrar SIETE RAYOS DE SOL como me lo contaba mi abuelo.

 

Había una vez, que en unreino lejano habitaban en un castillo unos reyes que tenían una solahija llamada Siete Rayos de Sol. Como era muy altiva, caprichosa yorgullosa y mandamás nadie la quería por esposa. El rey, que veíaacercarse la muerte habló con su esposa sobre la idea de hacertorneos y buscar un príncipe esposo para asegurar la descendencia yperpetuidad del reino.

Entonces el rey mandó unemisario real a todos los reinos colindantes con un mensaje “SieteRayos de Sol se desposará con aquel que gane las pruebas que pongael rey”.

Vinieron de todos losconfines de la tierra para contemplar la belleza de Siete Rayos deSol.

El rey dijo a todos losvalientes caballeros: “- Aquel que traiga la flor de la eternajuventud se casará con mi hija-”. Y partieron todos en suscaballos en busca de la dichosa flor. Después de tres meses, volvióel emisario del rey y le dijo: “-Muchos de ellos han desistido yotros han muerto en la prueba, ya que la flor de la eterna juventudestaba dentro de la cueva del dragón de siete cabezas-”.

“-Oh esposo mío, nadiese casará con nuestra hija”- decía la reina entre sollozos.

Pero el rey exclamo: -¡pondré otra prueba!-. Y mandó al emisario de nuevo y vinieron lospríncipes al reino y enunció su nueva prueba: “-Hay un gigantecon un sólo ojo en lo alto de aquella colina que aterra a nuestropueblo. Aquel que consiga matarlo se casará con Siete Rayos deSol-”.

¡Caían como chinches! Ymuchos de ellos al ver tanta vida perdida, desistieron.

“-Oh esposo mío, nadiese casará con nuestra hija”- decía la reina entre sollozos en laalcoba real - “con las pruebas tan difíciles que pones o nadieviene vivo o no quieren intentarlo. ¿Por qué no pones pruebas másfáciles?-”.

Ese día tuvo el rey unsueño y cuando se despertó le dijo a la reina que la nueva pruebaconsistiría en un acertijo. Y fue a la torre más alta y bajó conun garbillo del campo que le había regalado su padre. Le dijo a sumujer: “-Aquel que adivine de qué está hecho este garbillo secasará con Siete Rayos de Sol”. Y la reina lloraba y llorabaporque el rey no le quería decir de qué piel estaba hecha elgarbillo. Hasta que sin querer queriendo le dijo al oído que estabahecho de la piel de un piojo. “Buahhhhhhhhh, buahhhh llorabadesconsoladamente la reina, ¡pero quién va a adivinar que estáhecho de la piel de un piojo”.

En ese momento a laafueras de palacio había un buen pastor que estaba sintiendo lahierbas nacer con el oído pegado a tierra y oyó los lamentos de lareina.

Al día siguiente, el reymando al emisario real para proclamar que aquel que acertara de quéestaba hecho el garbillo se casaría con su hija. Evidentementeacudió el pastorcillo y se puso a la fila esperando su turno. Cuandollegó el rey se burló por su vestimenta pero cuando le preguntó,el pastorcillo contestó: “-Este garbillo está hecho de la piel deun piojo” y el rey asombrado no le quedó más remedio que casar asu hija Siete Rayos de Sol con un pobre pastor del pueblo,celebrándose la boda al día siguiente. Y fueron felices y comieronperdices. Colorín colorado este cuento se ha acabado.

 

Uff, ¡madre mía! Yoenseguida decía “abuelo cuéntamelo otra vez”. Y luego me decíami abuelo: “nena tu ten siempre presente esta máxima: ver, oir ycallar y así llegarás muy lejos”.

 

 Próximamente PEDRO CATORCE.

 


Tags: abuelo, cuentos, siete rayos

Publicado por dragonaza @ 18:28  | ANTAÑO
Comentarios (0)  | Enviar
mi?rcoles, 25 de agosto de 2010

Siempre que hay motivo de celebración alrededor de una mesa suele aparacer un brindis. En la mesa de mi abuela había muchos y variados, pero quizás el que siempre, siempre recordamos todos los miembros de la familia es uno que empezada por "Don Pedro Crespo Cano". Cada año, cuando regreso de mis vacaciones desde Córdoba a Murcia, vemos un cartel de anuncio de población "CUESTA BLANCA" y no puedo evitar rememorar ver a mi abuela soltando el trabalenguas por Navidad. Si bien Cuesta Blanca es uno de los comienzos, no es el único, ya que también en alguna ocasión se oyó "VALDEPEÑAS" y sería más propio por ser cuna del vino.

Así que dicho esto, suelto en homenaje a mis abuelos y a todos mis tios y primos este brindis, para que si es posible, lo aprendan como yo lo aprendí y lo lancen en Navidad para asombro de sus hijos.

En Valdepeñas entré

y por Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano pregunté

y me dijo la Justicia

por qué Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano pregunta usted

porque aquí hay tres:

Hay Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el de la orilla,

Hay Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el del arrabal,

y hay Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el de la ciudad.

Y Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el de la orilla dice,

que Cristo nació en Belén y yo digo que está muy bien.

Y Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el del arrabal dice,

que Cristo nació en un portal y yo digo que es verdad.

Y Don Pedro Crespo Cano carpintero montejano el de la ciudad dice,

que por el mar corren las liebres

y por el monte los corsarios

y este es el mejor licor

que se beben los cristianos.

 

Lo curioso de este brindis es que el destino me llevó a encontrar a algún descendiente del famoso Crespo y que en la actulidad es mi marido.

Quizás el famoso Don Pedro Crespo es el Alcalde de Zalamea de la conocida obra de Calderón de la Barca.



Tags: brindis, Navidad, abuela, don Pedro Crespo Cano

Publicado por dragonaza @ 20:23  | ANTAÑO
Comentarios (0)  | Enviar
mi?rcoles, 04 de agosto de 2010

Viniendo de una fanática como yo de los concursos de preguntas-respuestas, no era de extrañar, que basado en las propias experiencias desarrollara un artículo.

Quiero agradecer con él, a todos aquellos amigos que conocí y en especial a uno: va por tí amorcete.

TEORIA SOBRE LOS EFECTOS DEL TRIVIAL

Efectos del trivial

Estudiado durante varios días en un grupo de trivialeros se deduce que:

1.- La persona que acude a este juego NECESITA MEDIR SUS CAPACIDADES INTELECTUALES, no sólo ante sí mismo, sino como reto ante otros.

2.- Le gustan los juegos de mesa que desarrollen una COMPETITIDAD, donde pueda demostrar su DESTREZA, en este caso el manejo del TECLADO.

3.- MANEJA EL ENTORNO, tanto visualmente, como táctilmente, ya que la capadidad de lectura y asimilación de la pregunta repercute en la velocidad de la respuesta y en las órdenes que manda el cerebro para chapurrear las teclas apropiadas que conducen al éxito, traducido en puntos.

4.- ANSIEDAD, puede que el único efecto nocivo. Ésto se traduce cuando los jugadores están deseando ver la siguiente pregunta, o cuando acaba la partida y sale el podium y no consiguió una buena puntuacion. La frase más utilizada es: ¡enga ota rapidilla!

5.- No catalogada como deporte, ya que no requiere el uso de una equipación apropiada para ello (puede ser vestido en pijama, o vaqueros, o chandal), ni estando dentro de LOS DE ALTO RIESGO, si podemos decir que: sin exponerse a PELIGRO ALGUNO (como es el caso del puenting) hace LIBERAR ADRENALINA.

6.- DESARROLLA LA FAMILIARIZACION. Ésto es, que tras varios días de juego, los otros concursantes te tratan como amigos de toda la vida. También desarrolla la EXTROVERSIÓN, y facilita la liberación de TOXINAS producidas por el trabajo diario mediante LA RISA O CARCAJADA (jajaja, juas juas, jeje, jijiji) según el caso. Otro elemento químico desarrollado es la acumulación de la SEROTONINA, sustancia que se liberar cuando nos gusta (de enamorarse) de un jugador. En este caso se produce una DOBLE ANSIEDAD, jugar al Trivial y vigilar los movimientos del individuo elegido como pareja.

7.- DESAPEGO HACIA OTROS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. Este punto hay que demostrarlo gráficamente: a las 10 de la noche echan la peli que no viste en el cine. ¡No importa! pones el video a grabar y juegas al Trivial.

8.- INSTRUCTIVO EN MUCHOS ÁMBITOS. Unos son aprendices de todo y maestros en nada. Otros especialistas en deportes o historia, o cotilleos. Otros maestros de todo, que los hay. Y otros intentan retener la respuesta para próximas partidas. Quizá la parte más destacada de este punto sea: EL APRENDIJAZE FORZOSO DE IDIOMAS como el catalán, gallego, italiano, francés, alemán, e inglés, porque uno puede saber cómo se pronuncia pero lo que cuenta es cómo se escribe.

10.- BENEFICIOSO PARA LA SALUD: a veces los participantes beben leche (con calcio) y toman cereales (con fósforo), otros beben cerveza (diurético), y quizás lo más importante: como no se pueden despegar los dedos del teclado SE DEJA DE FUMAR.

Estudio de sobre una poblacion de 100 individuos adictos al juego en un periodo de 30 días. El margen de error es del 10%.

Si eres hipocondríaco no leas este estudio, podría tener efectos perniciosos sobre tu salud
NOTA DE LA AUTORA: poner esto al principio del artículo.

REDACTORA JEFA: Mercedes Piqueras Mateo

 

http://www.telepolis.com/cgi-bin/web/DISTRITODOCVIEW?url=/trivial/doc/[email protected]@142321.htm

en esta dirección se puede ver el artículo


Publicado por dragonaza @ 18:05  | LUNA LLENA
Comentarios (0)  | Enviar