Jueves, 20 de mayo de 2010
Al rescate vengo hoy de otro de mis poemas. Está en una web GARGANTUARIO. NUEVO POEMARIO DE LOS CIEN GAITEROS DEL DELÍRIO.

Mi osito amarillo

  (C) Mercedes Piqueras Mateo

De pequeña me regalaron
un osito de trapo amarillo.
Como no tenía más juguetes
mi osito era el favorito.
Jugaba con él a todo,
a las mamas y a los hijos,
lo paseaba en el carro,
lo llevaba al mercadillo,
incluso se merendaba
algún que otro potito.

Con el paso de los años
lo eché en el olvido.
Lo guardaron en un baúl
pues yo había crecido.
Un día revolviendo cosas
en mantas estaba mi osito
con su cuerpecito tan blando,
hecho de trapito amarillo,
con los brazos abiertos
pidiéndome auxilio.

Lo saqué a todo trapo,
no había envejecido.
Lo abracé con firmeza
y me dio mucha tristeza
verle el rabo descosido.
Desnudo, sin traje,
como pasando frío,
sin lengua de fieltro rojo
y sin su negro hocico.

Dióme tanta angustia
ver así a mi osito
que obligué a mi madre
hacerlo un muñeco vivo.
Le cosió un mono de cuadros,
volantes verdes y un bolsillo,
le remendó bien las patas
y le puso un rabillo,
media lengua de fieltro rojo
y un blandito negro hocico.

Cuando hubo acabado
de reformar a mi osito
noté como la alegría
que te transmite un hijo.
Incluso me pareció
que me hizo un guiño,
y yo de la emoción
siendo una adolescente
lloré como un niño.


Este poema de mi cosecha es de la etapa pueril. Cierta como la vida misma el oso tiene 40 años y ahora cuelga de las estanterías de mis hijos. Un día le haré una foto y acompañaremos con el texto.
Espero haberos hecho sentir, por unos instantes como la adolescente que lo escribió.

Tags: poema, osito, amarillo

Publicado por dragonaza @ 10:25  | RESCATE DE POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios