Jueves, 26 de agosto de 2010

SIETE RAYOS DE SOL Y PEDRO CATORCE

?

Mi abuelo Joaqu?n MateoContreras, era un se?or muy inteligente. Para desgracia suya, estabendici?n le trajo problemas desde bien peque?o, pues seg?n mecontaba, ten?a un maestro que ten?a gafas quevedianas y siempre amano un puntero para se?alar. Normalmente los m?s ?listillos?ayudaban a los que iban ?retrasaetes? en las tareas escolares.Hubo un d?a que le pregunt? a mi abuelo la lecci?n, y como hab?aestado enfermo o ayudando al padre en casa, no hab?a asistido, yeste con su voz infantil exclamo ?no me se la lecci?n!. El maestro,que deb?a de ser de la vieja escuela aquella que promulga ?laletra con sangre entra?, cogi? el puntero para dejar m?s quetibia la palma de la mano. Tal debi? ser el rostro desencajado delmaestro al levantar el puntero que el pobre de mi abuelo vi?ndosecoronado de estrellas, tom? la decisi?n en d?cimas de segundo dequitar la mano, estrell?ndose el puntero en el suelo. Este hechoprovoc? que el mismo se partiera en dos, con la mala fortuna que elpedazo del extremo rebot? en el suelo al partirse y le rompi? lasgafas quevedianas al maestro.

Desde entonces mi abueloestuvo desahuciado de la escuela. Y aprendi? por otros mediosaritm?tica, matem?ticas, literatura, etc. ?l me ense?? a mi aleer antes de ir al colegio, y casi a escribir. ?l hac?a ra?cescuadradas de cabeza cuando yo le preguntaba en 5? de E.G.B. Sab?ade refranes una infinidad. Y tambi?n sab?a de cuentos que nuncasupe si eran inventados o le?dos.

Por suerte, en INTERNETexisten maravillosas herramientas de b?squeda y como en algunaocasi?n a m?s de uno nos ha picado la curiosidad, pues he realizadomis investigaciones sobre los dos cuentos que m?s recuerdo: SIETERAYOS DE SOL y PEDRO CATORCE, aunque tambi?n estaban ?la princesaque nunca se re?a?, ?de media un celem?n?, ?las sietecabritillas y el lobo?, ?la graja y el queso?.

?

SIETE RAYOS DE SOL

Al poner en el buscador?siete rayos de sol? aparece una primera menci?n a ?CuentosTradicionales? de Do?a Concha Espina publicado en 1930, nopudiendo verificar nada m?s.

La segunda b?squedaimportante nace de buscar en GOOGLE books (libros) a ?Siete Rayosde Sol? y nos encontramos con un cuento popular espa?ol, recogidode la tradici?n oral por un profesor de lenguas romanas D. AurelioMacedonio Espinosa. El cuento que est? escrito en granadino es unaaut?ntica perla, pero... no es el que me contaba mi abuelo.Aumentando la b?squeda entre los 3 vol?menes que D. Aurelioelabor?, observo que el cuento que mi abuelo me contaba, quiz? poraquello de pertenecer al pueblo, se fue desvirtuando y mezclando conotros cuentos ya que este cuento tal cual lo recuerdo yo acaba siendomuy parecido en contenido al ?El traje de piojo?.

?

Y ya sin m?s historiaspaso a narrar SIETE RAYOS DE SOL como me lo contaba mi abuelo.

?

Hab?a una vez, que en unreino lejano habitaban en un castillo unos reyes que ten?an una solahija llamada Siete Rayos de Sol. Como era muy altiva, caprichosa yorgullosa y mandam?s nadie la quer?a por esposa. El rey, que ve?aacercarse la muerte habl? con su esposa sobre la idea de hacertorneos y buscar un pr?ncipe esposo para asegurar la descendencia yperpetuidad del reino.

Entonces el rey mand? unemisario real a todos los reinos colindantes con un mensaje ?SieteRayos de Sol se desposar? con aquel que gane las pruebas que pongael rey?.

Vinieron de todos losconfines de la tierra para contemplar la belleza de Siete Rayos deSol.

El rey dijo a todos losvalientes caballeros: ?- Aquel que traiga la flor de la eternajuventud se casar? con mi hija-?. Y partieron todos en suscaballos en busca de la dichosa flor. Despu?s de tres meses, volvi?el emisario del rey y le dijo: ?-Muchos de ellos han desistido yotros han muerto en la prueba, ya que la flor de la eterna juventudestaba dentro de la cueva del drag?n de siete cabezas-?.

?-Oh esposo m?o, nadiese casar? con nuestra hija?- dec?a la reina entre sollozos.

Pero el rey exclamo: -?pondr? otra prueba!-. Y mand? al emisario de nuevo y vinieron lospr?ncipes al reino y enunci? su nueva prueba: ?-Hay un gigantecon un s?lo ojo en lo alto de aquella colina que aterra a nuestropueblo. Aquel que consiga matarlo se casar? con Siete Rayos deSol-?.

?Ca?an como chinches! Ymuchos de ellos al ver tanta vida perdida, desistieron.

?-Oh esposo m?o, nadiese casar? con nuestra hija?- dec?a la reina entre sollozos en laalcoba real - ?con las pruebas tan dif?ciles que pones o nadieviene vivo o no quieren intentarlo. ?Por qu? no pones pruebas m?sf?ciles?-?.

Ese d?a tuvo el rey unsue?o y cuando se despert? le dijo a la reina que la nueva pruebaconsistir?a en un acertijo. Y fue a la torre m?s alta y baj? conun garbillo del campo que le hab?a regalado su padre. Le dijo a sumujer: ?-Aquel que adivine de qu? est? hecho este garbillo secasar? con Siete Rayos de Sol?. Y la reina lloraba y llorabaporque el rey no le quer?a decir de qu? piel estaba hecha elgarbillo. Hasta que sin querer queriendo le dijo al o?do que estabahecho de la piel de un piojo. ?Buahhhhhhhhh, buahhhh llorabadesconsoladamente la reina, ?pero qui?n va a adivinar que est?hecho de la piel de un piojo?.

En ese momento a laafueras de palacio hab?a un buen pastor que estaba sintiendo lahierbas nacer con el o?do pegado a tierra y oy? los lamentos de lareina.

Al d?a siguiente, el reymando al emisario real para proclamar que aquel que acertara de qu?estaba hecho el garbillo se casar?a con su hija. Evidentementeacudi? el pastorcillo y se puso a la fila esperando su turno. Cuandolleg? el rey se burl? por su vestimenta pero cuando le pregunt?,el pastorcillo contest?: ?-Este garbillo est? hecho de la piel deun piojo? y el rey asombrado no le qued? m?s remedio que casar asu hija Siete Rayos de Sol con un pobre pastor del pueblo,celebr?ndose la boda al d?a siguiente. Y fueron felices y comieronperdices. Color?n colorado este cuento se ha acabado.

?

Uff, ?madre m?a! Yoenseguida dec?a ?abuelo cu?ntamelo otra vez?. Y luego me dec?ami abuelo: ?nena tu ten siempre presente esta m?xima: ver, oir ycallar y as? llegar?s muy lejos?.

?

?Pr?ximamente PEDRO CATORCE.

?


Tags: abuelo, cuentos, siete rayos

Publicado por dragonaza @ 18:28  | ANTA?O
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios